El cine es ficción, pero no deja de ser un reflejo de la realidad: la comunidad LGBTIQA+ en el sector cinematográfico

Se debe vivir la identidad que se siente sobre la que se impone

Desde siempre han existido distintas identidades de género y orientaciones sexuales, pero no desde siempre se ha respetado este hecho. Todas las personas que se sentían distintas a lo que es ser “normal”; es decir heterosexual, estaban estigmatizadas y eran castigadas por sentir lo que sentían y por ser lo que querían ser. Os situamos un poco en contexto.

Con anterioridad a los años 60 en los que se vivió la revolución sexual, no existía ningún término común que fuese respetuoso para los que no eran heterosexuales; existía el término “homosexual”  pero rápidamente adquirió connotaciones negativas y sinónimos como homófilo o gay. Este concepto se generalizó cuando las lesbianas empezaron a reivindicar también su identidad sexual y el feminismo, movimiento que lucha por la igualdad de género y los derechos homosexuales. Más tarde se unieron a la lucha las personas bisexuales y transgénero, con quienes hubo un cierto choque de opiniones en un inicio, ya que a las personas homosexuales les impactó que una persona pudiese sentirse atraída no sólo por un género sino por los dos (bisexual) o que se sintiese ser el sexo opuesto al que había nacido (transexual). Pero todo quedó en eso, en un simple choque de opiniones. Pues lo que importó fue la unión de todas estas comunidades para defenderse y representarse ante el resto de la sociedad.

“Cada persona tiene el derecho a amar, vestirse y ser quien quiera ser sin que ello sea motivo de discriminación o agresión.”

Actualmente, todas estas distintas identidades de género y orientaciones sexuales se definen con las siglas LGBTI (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero e Intersexual); y no sólo se refieren a un colectivo sino también a un movimiento de reivindicación política que lucha por la aceptación, el respeto y la protección de sus derechos como comunidad.

El movimiento LGBTI, en un inicio asociado solo al de la “comunidad gay” fue reemplazado por uno más incluyente, donde todas las identidades sexuales tenían cabida, teniendo fuerte repercusión durante la segunda mitad del S.XX y la primera del S.XXI. Eso sí, tras grandes luchas políticas y sociales a lo largo de los años, gracias a las cuales se ha ido consiguiendo la visibilización de este colectivo.

Ejemplo de ello lo encontramos en España en el año 2005, durante el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero; el Congreso de los Diputados aprobó la modificación del Código Civil para que parejas del mismo sexo pudieran contraer matrimonio y tuvieran los mismos derechos matrimoniales que las personas heterosexuales, incluyendo la adopción, convirtiéndose así en una de las naciones más tolerantes y avanzadas en materia de derechos de LGTBQ+, siendo Pedro Zerolo, abogado y político uno de los activistas más importantes de este movimiento de la historia de España.

“Ellos, que incansablemente batallaron siendo vanguardia en procurar una sociedad mejor para todos, sentaron los cimientos para todos los demás.”

Reivindicaciones LGTBIQA+Ciudadanos uniéndose a la marcha del movimiento LGBTIQA+ en una de las muchas reivindicaciones de éste. 

FUENTE: vive UVM

Como curiosidad, cabe añadir que en los últimos años ha habido ampliaciones de la sigla con el fin de incluir a otras identidades como a la Queer, es decir, personas que rechazan ser clasificadas por sus prácticas sexuales o su género, pues quieren vivir sin etiquetas porque al no identificarse no limitan su experiencia como persona, y a los Asexuales (LGBTIQA+). Además, esta última adaptación fusiona a las personas Transgénero y a las Transexuales en una misma letra de la sigla (T); El símbolo + se utiliza para incluir a todas esas comunidades que no se sientan representadas con las siglas expuestas anteriormente.

“La lucha LGBTIQA+ ha ayudado a integrar a individuos que de otra forma habrían sido marginados por el resto de la comunidad global.”

Se rompen los estereotipos de la comunidad LGBTIQA+ en el sector cinematográfico: cine hecho con mucho orgullo

A lo largo de la historia del cine ha habido una considerable evolución en cómo se enfoca la diversidad sexual. En un inicio, las grandes productoras de Hollywood representaban a los homosexuales de manera estereotipada (afeminados, extremadamente amanerados…), perpetuando prejuicios establecidos hasta la llegada de los años 80. A día de hoy, esto ha cambiado totalmente; ahora podemos encontrar películas dirigidas exclusivamente al público LGBTIQA+ y se muestran en ellas personajes y situaciones mucho más realistas y coherentes.

En el sector cinematográfico se puede distinguir entre el cine de temática LGBTIQA+, que centra la trama de las películas en personajes homosexuales y su relación en la sociedad, y las películas con personajes LGBT secundarios, en las que su sexualidad no influye como tema central de la película.

A continuación, vamos a presentar cronológicamente algunas de las mejores películas precursoras y más actuales LGBTIQA+ de la historia.

Una de las primeras películas en incluir a la comunidad LGBTIQA+ al retratar la homosexualidad masculina desde un punto de vista positivo fue “The Dickson Experimental Sound Film” (1895). Lo mismo podemos decir de “Diferente a los demás” (1919), un mediometraje considerado uno de los precursores de la representación Queer en el cine y cuya temática central gira en torno a una pareja de homosexuales que se enamoran, siendo su relación rechazada por sus respectivas familias.

Escena de la película “The Dickson Experimental Sound Film” (1895)

Escena de la película “The Dickson Experimental Sound Film” (1895) en la que aparece la pareja homosexual bailando.

FUENTE: Wikipedia

Más tarde, se adaptó una obra de teatro rodada en 1931, dando lugar a “Muchachas de uniforme” (1931), la primera película en tratar abiertamente el lesbianismo. Ésta se centra en la historia de una joven a la que se manda a un internado, donde se enamora de su maestra.

Durante esa misma época, en el cine se empezó a ver la representación de mujeres protagonistas que vestían con ropa masculina. Ello lo encontramos en películas como “Marruecos” (1930) y “La reina Cristina de Suecia” (1933).

Escena de Marlene Dietrich en la película “Marruecos”.

Escena de Marlene Dietrich en la película “Marruecos”.

FUENTE: RTVE.es

Y no sólo eso, pues a partir de ahí la comunidad LGBTIQA+ fue expandiendo la representación de sus gustos y creencias como en: “Nuestros superiores” (1933) o “A un Dios desconocido” (1977). Filmes en los que a lo largo de la historia aparecen hombres homosexuales a quienes les encanta maquillarse y se sienten identificados con lo clasificado como “femenino”. No esconden sus sentimientos y se dejan llevar por lo que sienten aunque eso les cause consecuencias.

Además, a través de películas y musicales como “Glen o Glenda” (1953), “Pink Flamingos” (1972), “The Rocky Horror Picture Show” (1975), “Los bingueros” (1979) o “A Wong Foo, ¡gracias por todo! Julie Newmar” (1995), se pretendía sustituir los convencionalismos por acciones que en aquella época estaban mal vistas en la sociedad como, por ejemplo, ser travestis o Drag Queens.

Escena de la película “Pink Flamingos” (1972)

Escena de la película “Pink Flamingos” (1972) en la que se observa lo anteriormente expuesto.

FUENTE: Quad Cinema

También se pretendía mostrar cómo sin la aceptación por parte de la comunidad de todas las identidades, esta se resentía. Aspecto representado en películas en las que el personaje Queer, por ejemplo, sufre por su propia identidad debido al posible rechazo, provocando en su vida consecuencias trágicas como en “Los vulnerables” (1961), “Diferente” (1961) o “La muerte de Mikel” (1984).

Algunas de las películas que causaron otro tipo de controversias fueron “No desearás al vecino del quinto” (1970) “Una rubia muy legal” (2001), pues se trata de filmes en los que se asocia al hombre homosexual a rasgos típicamente femeninos, expuestos con un rango de inferioridad respecto al liderazgo, poder físico y virilidad. Y, como no podía ser de otra forma, encontramos también entre este tipo de películas a “Entre tinieblas” (1983), una película de Pedro Almodóvar que se centra en temáticas polémicas como las drogas, la prostitución o la religión.

Ahora bien, tal y como se expone en el título del artículo: “El cine es ficción, pero no deja de ser un reflejo de la realidad”. Este aspecto también se ha pretendido representar en películas como “Las cosas del querer” (1989), protagonizada por Ángela Molina. Se trata de una película con siete nominaciones a los Premios Goya, en la que un cantante homosexual, un pianista y su novia se unen para formar un grupo musical que triunfa hasta que la realidad aristócrata de Madrid arremete contra el primero por su condición de homosexual.

Un año más tarde a la anterior se grabó “Paris is Burning” (1990), uno de los documentales LGBT más importantes de la historia del cine en el que se tratan las competiciones de Drag Queens, fue galardonado con el Gran Premio del Jurado en Sundance.

Escena del icónico documental “Paris is Burning” (1990)

Escena del icónico documental “Paris is Burning” (1990) dirigida por Jennie Livingston.

FUENTE: i-D Magazine

Y, nueve años después, aparecieron grandes películas como “Boys Don’t Cry” (1999), un filme basado en la historia real de Brandon Teena, un hombre transgénero que fue golpeado, violado y asesinado. La película la protagoniza Hilary Swank, que ganó el Óscar a la mejor actriz en el año 2000 por su magnífica interpretación de un papel transgénero; O “Todo sobre mi madre” (1999), un largometraje dirigido por Pedro Almodóvar y centrado en la temática de la transexualidad. Ganó un merecido Óscar a mejor película y varios Premios Goya a mejor director, actriz protagonista y película, además de los Premios Globo de Oro, Premios del Cine Europeo, entre muchos otros.

Respecto al director español más galardonado y reconocido a nivel internacional, Pedro Almodóvar, es necesario destacar cómo aborda por excelencia temas candentes y polémicos en todas sus películas, tal y como ya se ha expuesto anteriormente en algún caso, como la homosexualidad o la transexualidad.

Por otra parte, el lesbianismo en el cine se empezó a representar en 1931, pero no fue a partir del año 2000 en que se empezó a visibilizar mucho más. Así lo demuestran películas como “A mi madre le gustan las mujeres” (2001), en la que una madre comenta a sus tres hijas que está enamorada de una mujer, provocando en una de ellas una crisis de identidad sexual; O “Habitación en Roma” (2010), en la que dos mujeres, una rusa y una española, coinciden en una habitación de hotel en la que se respira puro erotismo y sensualidad y ambas lo aceptan. Cabe agregar que ambas fueron nominadas varias veces a los Premios Goya. 

Escena “Habitación en Roma” (2010).

Escena en la que aparecen las dos protagonistas en la película “Habitación en Roma” (2010).

FUENTE: RTVE.es

Es necesario destacar también “Pariah” (2011), película en la que una mujer afroamericana explora su identidad como persona homosexual que se enamora de su amiga. Con ello, lucha con la hostilidad recibida por parte de su familia. No trata únicamente los temas como la identidad homosexual o el feminismo, sino también la autoestima y la aceptación. No debemos olvidarnos tampoco de “La vida de Adele” (2013), una chica de quince años tiene dudas sobre su sexualidad cuando, inesperadamente, se enamora un día de Emma, una joven de pelo azul. Esto provoca que tenga que pasar por los prejuicios y estereotipos de familiares y amigos. Ganó los Premios BAFTA, la Palma de Oro a mejor película y el Premio FIPRESCI en el Festival de Cannes en 2013.

Hasta ahora hemos hablado de algunas de las comunidades que conforman las siglas LGBTIQA+, incluída la transgénero. Pero sobre ella es imprescindible nombrar “La chica danesa” (2015), un drama basado en la historia real de Lili Elbe, conocida como Einar Wegener, la primera mujer transgénero en someterse a una cirugía de reasignación de sexo. Obtuvo cuatro nominaciones a los Premios Óscar, cinco a los Premios BAFTA y muchos otros más.

Por último, queremos destacar dos de las películas más recientes sobre esta comunidad. La primera es “La Bella y la Bestia” (2017), que fue la primera película de Disney en representar explícitamente a personajes LGBT. Como protagonista encontramos a Gastón y como personaje secundario a su amigo Le Fou, expuesto como hombre homosexual enamorado de su compañero. Y, la segunda, “Disobedience” (2018), dirigida por el cineasta Sebastián Lelio, quien ganó un Óscar y la credencial “aliado queer” tras lanzar dos películas ejemplares sobre la comunidad LGBTIQA+. Ésta es una de ellas y trata sobre dos actrices heterosexuales que protagonizan a dos mujeres judías homosexuales que se enamoran tras reencontrarse años después.

Tal y como hemos visto, la comunidad LGBTIQA+ aparece representada de distintas formas en gran cantidad de obras cinematográficas. Cabe destacar también que no sólo se encuentra la representación de esta comunidad en el cine, sino también en series televisivas como “Veneno” (2020), una miniserie dirigida por Javier Ambrossi y Javier Calvo, conocidos como Los Javis. Trata sobre una famosa transexual de los años 90 conocida como “la Veneno” y cuenta la realidad de la comunidad LGBTI en España desde los años 60 hasta la actualidad. También la encontramos en más series como: “Glee” (2009-2015), “The New Normal” (2012-2013), “Modern Family” (2009-2020), “Dinastía” (2017-actualidad), “Downton Abbey” (2010-2015), “Cómo defender a un asesino” (2014-2020), “Las chicas del cable” (2017-actualidad), entre muchas otras.

serie “Veneno” (2020) dirigida por Los Javis.

Tres de los míticos personajes participantes en la serie “Veneno” (2020) dirigida por Los Javis.

FUENTE: El Periódico

Por último pero no menos importante, es imprescindible destacar como actores y actrices, a quienes se les ofrece representar en películas a personas del colectivo LGBTIQA+, deniegan la propuesta porque consideran que estas comunidades deberían tener la oportunidad de participar y contar su propia historia por ellos mismos. Como ejemplo actual de ello encontramos el de Halle Berry, a quien ofrecieron la representación de un papel de hombre transgénero y quien tras pensar realmente las consecuencias de llevarlo a cabo decidió no hacerlo por lo expuesto anteriormente.

La comunidad LGBTIQA+ en Ibiza: Ibiza Gay Pride

Centrándonos ahora en nuestra isla, queremos hablar sobre una de las celebraciones más importantes para la comunidad LGBTIQA+: el Ibiza Gay Pride, con gran relevancia a nivel europeo.

Durante esta fiesta del Día del Orgullo Gay que suele durar cinco días, se realizan actuaciones musicales y de Drag Queens, proyecciones de cortos LGTBIQA+ colaborando con el Festival de Cine Ibicine, representaciones teatrales, una gran gala de clausura y entrega de premios que cuenta con grandes celebridades del mundo del cine, entre otras.

El objetivo principal es disfrutar del ambiente y espectáculo y darle sentido a la vida, la libertad y la tolerancia del ser humano. Así como a la igualdad, al respeto y al amor bajo el lema “Una isla llena de color”. 

Cabe decir que el Ibiza Gay Pride este año se iba a realizar del 10 al 13 de junio en cuatro de los cinco municipios de la isla, pero por motivos de seguridad y protección dada la situación actual mundial  causada por la crisis sanitaria del Covid-19 se ha decidido aplazar.

Ibiza Gay Pride aplazado.

FUENTE: Ibizagaypride.eu

Es un evento que muchísima gente está esperando con ansias. Pero, tal y como expuso Antonio Balibrea, director del Ibiza Gay Pride: “Las nuevas fechas se anunciarán una vez sean definitivas y consensuadas, además, «con el resto de festivales del orgullo gay que se celebran en toda Europa».

¿Te ha gustado? Compártelo
Share on Facebook
Facebook
0Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.