El cine como motor de cambio de nuestra sociedad

¿Qué os viene a la mente cuando pensáis en la palabra cine? Quizá que se trata de una forma de entretenernos, pasar el rato e incluso de escapar de la vida cotidiana durante un instante. Y es cierto. Pero es importante saber que, a día de hoy, su significado no se queda ahí.

Hablamos de un concepto que va mucho más allá, porque el cine es motivación, es inspiración y en definitiva, es un conjunto de imágenes mezcladas con sonido a través de las cuales transmitir mensajes, sensaciones y valores que a lo largo de la historia han ayudado a la sociedad moderna a sensibilizarse con diferentes problemáticas socioculturales, trayéndolas a nuestra realidad y actuando así como motor de cambio.

Existen infinidad de largometrajes que nos han hecho reflexionar y que de alguna manera han plantado una semilla en nuestras mentes a través de las historias contadas en la gran pantalla, que nos han removido y que nos han hecho ver la cara B de una historia que teníamos muy clara… y es que la reflexión es algo que inevitablemente va de la mano del cine.

Tanto si nos sentimos conmovidos por su maestría artística como si nos vemos afectados por su mensaje, no hay duda de que las películas pueden dejar un legado que dura mucho más que su proyección y en algunos casos incluso han promovido una transformación social real que ha derivado en diferentes cambios de comportamientos.

“El Gran Dictador” (1940)

“El Gran Dictador” (1940). “Emperador del mundo, mi mundo”, decía el actor metido en la piel del tirano mientras jugaba con un globo terráqueo que le explotaba en la cara.

Fuente: diezminutos.es

Películas que han dejado huella

Hemos querido hacer un pequeño recopilatorio de algunas películas que han contribuido a diferentes escalas a desencadenar un cambio en el comportamiento de algún sector de nuestra sociedad.

“El Gran Dictador” (1940), sátira de Charles Chaplin sobre el auge del nazismo, mostró al mundo los horrores que estaban teniendo lugar en Alemania, removiendo conciencias y su discurso final es historia del cine.

Otra película de esa misma época pero de un género completamente diferente es “Bambi”, que tras su estreno en 1942 hizo que la cantidad de cazadores se redujese en un 50 por ciento convirtiéndose así en símbolo de la lucha por los derechos de los animales.

“JFK” (1992), tras su estreno, el Congreso dude los EEUU desclasificó anticipadamente documentos relacionados con el asesinato de Kennedy.

Tom Hanks ganó un Oscar con la película “Philadephia” (1993), donde encarnó a un personaje enfermo de SIDA en una época en la que morían cientos de personas por esta enfermedad. Esta película ayudó a la sociedad a sensibilizarse ante ella, apostaron por este tema y la película pasó a la historia.

“Philadelphia (1993)”

“Philadelphia (1993)”

Fuente: Filmaffinity

Abordando de nuevo el tema de la homosexualidad pero desde otro contexto tenemos la joya de “Trevor” (1994) que narra el caso de un chico de 13 años marginado y maltratado por sus compañeros hasta el punto de intentar acabar con su vida. Tras estrenar la película, su directora impulsó, con la ayuda de expertos en salud mental, una línea telefónica de ayuda para personas jóvenes dentro de su condición de LGTBI.

Tocando ahora el género documental, recordaremos todos el revuelo que produjo “Super Size Me” (2004) en la que Morgan Spurlock se somete a un mes de comida en McDonald’s y el espectador puede ver cómo esto afecta a su salud física y psicológica. Este documental hizo replantearse la dieta de muchos y, algunas semanas después de su estreno, la famosa cadena de comida rápida comenzó un lavado de imagen que dura hasta nuestros días (incluso cambiaron su color corporativo por un verde “más sano”).

¿Conocéis la ‘Ley Rosetta’? “Rossetta” (1999), ganadora de la Palma de Oro de Cannes, narra la historia de una chica de 17 años con pocos recursos que vive en una caravana con su madre alcohólica y su búsqueda desesperada de trabajo para salir de esa precaria situación. Tras su estreno el Parlamento de Bélgica aprobó la ‘Ley Rosetta’ para proteger los derechos de los trabajadores adolescentes.

“Mar Adentro (2004)”

“Mar Adentro (2004)”. Dirigida por Alejandro Amenábar y protagonizada por Javier Bardem.

Fuente: Filmaffinity

“Mar Adentro” (2004), narra la historia de Ramón Sampedro, un hombre tetrapléjico que durante 25 años luchó para conseguir una muerte digna y cuyo caso desencadenó un gran debate social.

Siguiendo con ejemplos de cine español ponemos el ejemplo de “Campeones” (2018), ganadora de un Goya a través de la cual se visibiliza y da voz al colectivo de personas discapacitadas.

El cine transforma el aula

Todas ellas son solamente algunos ejemplos de películas que han sido promotoras de aprendizaje y que de alguna manera han plantado semillas en la sociedad actual ayudando a la reflexión y reconocimiento de problemáticas humanas.

El cine es información, son pensamientos, son actitudes, normas y valores… está compuesto por factores muy importantes en distintos ámbitos: el artístico, el social, el económico, el educativo y el cultural.

Hablamos, además, de un medio didáctico y pedagógico, pues según expone Juan Manuel Méndez Garrido, escritor e investigador sobre el consumo de medios de comunicación, “los medios de comunicación, y en particular el cine, actúan como educadores informales”,  es decir, contiene las herramientas y criterios esenciales como la actitud crítica y el aprendizaje e interés imprescindibles para poder comentar que se trata de un medio medianamente formal para utilizar en ámbitos educativos. Con él podemos ponernos en la piel de los actores y actrices e incluso reflexionar sobre sus actos y comprobar si estamos de acuerdo o no, teniendo en mente la acción que hubiéramos llevado a cabo en su lugar.

Presentación de Aulafilm en la Academia de Cine

Presentación de Aulafilm en la Academia de Cine. Con el objetivo de acercar el cine como herramienta de aprendizaje, se permite a todos los centros educativos de España a acceder a un catálogo de más de cien películas periódicamente. 

Fuente: fotogramas.es

Otro de los motivos interesantes que afirman que el cine no sólo tiene la función de entretener, es el presentado por Saturnino de la Torre, escritor, investigador y promotor e impulsor del Seminario de Cine Formativo, pues expone que el cine consta de una gran influencia y poder sobre los espectadores, pudiendo activar así las mentalidades y desarrollar o mejorar el comportamiento de los receptores.

En resumen, tal y como bien concluye Iván Leal, periodista de Columna Cero, “se demuestra que, aunque puedan existir opiniones distintas sobre lo que es el cine, la verdadera esencia del séptimo arte es ser un medio crítico, con el poder político, con el sistema económico, y al mismo tiempo ser reflejo de las desigualdades, de los colectivos que sufren y tratar de provocar cambios y transformaciones, que hagan progresar a una sociedad.” 

Riccioto Canudo, el primer escritor, poeta y crítico cinematográfico en describir en 1911 al cine como el “Séptimo arte”.

Riccioto Canudo, el primer escritor, poeta y crítico cinematográfico en describir en 1911 al cine como el “Séptimo arte”. 

Fuente: blogs.20minutos.es

Nosotros compartimos todo lo dicho. El cine va más allá del entretenimiento, es enseñanza, es cultura, es… motor de cambio.

¿Queréis que hablemos de más ejemplos?, añadid vuestras opiniones en los comentarios, nos encantará conocerlos.

¿Te ha gustado? Compártelo
Share on Facebook
Facebook
0Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.